febrero 14

La Batalla de Mühlberg

La batalla de Mühlberg

Muchos conocemos la historia del Capitán Bolea, o al menos la parte de su historia que hace referencia a la leyenda en la cual acabó con la sierpe que aterrorizaba la villa de Uceda, y que está inmortalizada en el frontal de la iglesia de Nuestra Señora de la Varga.

Pero Juan Vela de Bolea fue, antes de la época en la que se sitúa dicha leyenda, un soldado de los tercios españoles que había participado en alguna de las batallas más importantes que ocurrieron en su tiempo. Hoy vamos a hablar de la que le dio más fama, y la que ocupa un lugar muy importante en la historia del reinado de Carlos I de España (V de Alemania), la batalla de Mühlberg.

Carlos V en la batalla de Mühlberg, pintado por Tiziano

Carlos V en la batalla de Mühlberg, pintado por Tiziano

La batalla de Mühlberg tuvo lugar el 24 de abril de 1547 en la ciudad alemana del mismo nombre, situada a orillas del Elba. En dicha batalla las tropas imperiales dirigidas por el duque de Alba y encabezadas por el propio emperador Carlos I, vencieron a los ejércitos de la Liga de Smalkalda mandados por el elector de Sajonia, Juan Federico de Sajonia y el landgrave de Hesse, Felipe I de Hesse.

Existe mucha información al respecto de esta batalla, y os animamos a leerla (por ejemplo en la web de grandes batallas). Nosotros nos vamos a quedar con el momento clave de dicha batalla, que es el que más nos interesa.

Tal y como se presentaba la situación parecía imposible un triunfo de los tercios españoles, pues no era posible acceder a la ciudad de Mühlberg debido a que entre ella y las tropas de Carlos I se situaba el río Elba, los puentes de acceso estaban todos cortados y las barcas para poder atravesarlo estaban retiradas en la orilla contraria. El planteamiento de la batalla dio un giro inesperado gracias a la intervención de un campesino que informó de una zona donde era más fácil poder vadear el río. Es en este momento de la batalla donde interviene la figura de Juan Vela Bolea. Aunque las barcas retiradas estaban defendidas por las tropas enemigas, un número de arcabuceros españoles (número que varía según donde se lea), se desnudaron y cruzaron el río Elba a nado, y bajo los disparos de los mosquetes consiguieron apoderarse de ellas, las cuales fueron determinantes en el desenlace de la batalla, pues usadas a modo de puente permitieron cruzar el río a la infantería, mientras por otro lado la caballería apoyada por los arcabuceros vadeaban el río por el lugar indicado por el campesino, así el factor sorpresa proporcionó la victoria al emperador, el cual dicto una de esas frases que ha quedado para la historia “Vine, vi y venció Dios”.

Como consecuencia del triunfo decisivo de las tropas imperiales, la Liga de Smalkalda se deshizo y Carlos I logró afianzar su posición política y religiosa en Alemania, y los arcabuceros que cruzaron el río fueron muy bien recompensados por el propio Carlos I.

Batalla de Mühlberg en el libro "Comentario" de Luis de Ávila y Zúñiga

Batalla de Mühlberg en el libro “Comentario” de Luis de Ávila y Zúñiga

Uno de aquellos arcabuceros que cruzaron el río fue Juan Vela de Bolea, y así relata dicha acción Bernabé de Busto, capellán y cronista oficial de Carlos I en su obra “La Empressa e Conquista Guermanica» ¹.

“El Enperador visto ya que la resistencia cesaua que afloxaua y cumplía poner diligencia porque no se le fuese envio a dezir al Duque que con las guías que pasaría la ynfantería, que por cuanto las barcas que traya no fueran bastantes para abraçar tan grande anchura como la del Albis tenía hiziese tentar el vado y por otra parte començo a tratar como avia pensado que juntando de cinco en cinco o seys en seys sin ynchense de soldados que en todas cabrían CC, las tirasen los cavallos por el vado con vnas sogas y desta manera en diez o doze barcadas podrían todos pasar en espacio de quatro oras que no era mal ensayo ni pequeño remedio a tienpo de necesidad, pero agora como los saxones oviesen desanparado las suyas avnque en algunas avian echado fuego puso en partica de las aver en su poder para que dellas y de las nuestras se hiziese puente y no lo obó sinificado quando por esperiencia conoçia el valor de sus españoles y la boluntad que a su servicio tenían, porque en la misma ora se desnudaron onze dellos y con las espadas en las bocas se metieron a nado por entre la furia de las ondas y los tiros que avn los herreruelos no cesauan con grandísimo [de] nuedo enderaçaron para las barcas e vnos, muerto el fuego, atadas con vnos cordeles las atraxieron nadando, otros estando agazapados los que en ellas eran por miedo de la arcabuzeria saltaron dentro y rendidos con sola la voz e oyr el nonbre del Enperador se la hizieron traer a esta otra ribera, echo por cierto armirabíe de los maiores que nunca soldados enprendieron y digno que por tal su memoria sea celebrada porque determinase vn onbre contra onbres y morir en osadia pelean ordinario es, cada día acontece, más aliarse tantos que contra el ympetu de las ondas, la violencia del fuego, el furor de las espadas juntamente se ayan ofrecido e puesto cosa es no solo ynsolita y estrana porque ecede toda fee y que yo no solo creyera ni osara escribir si por vista de ojos no lo supiera como quien estubo presente y los conoció a todos por sus nonbres que son Alonso de la Cueva de Jaén, Jirónimo Sierra de Mallorca, Francisco Centeno de Ciudad Rodrigo, Juan Artes de Valencia, Pero Ollero de Toledo, Francisco de Salinas de Anaya, Sanjuan de la Puebla, Gómez de Robledo de Villa Robledo, Juan de Bolea de Guadalajara, Francisco Gregorio, Diego Marroquin. No se puede creer quanto, defallecieron los enemigos de veer de tan mano milagro que sin más tardança desistieron tanvien los cavallos de la defensa y con vna cuesta vyda se fueron retirando, pero quando maior su desmayo tanto maior fue la alegría y contentamiento del Enperador y Rey”

También se menciona la participación de Juan Vela de Bolea en esta batalla en las Relaciones topográficas de Felipe II de la provincia de Guadalajara relativas a Uceda ².

 ”En letras a avido personas de buena y honesta reputacion en esta villa; ansimismo buenos soldados, que se mostraron en sus tiempos y en Italia y otras partes, y al presente vive casado en ella un soldado que se dice el Capitan Juan de Bolea, hombre conocido por sus hechos y oficios: éste fué el primero que se aventuró á pasar el rio Albi á nado, la espada en la boca, y ganó las varcas que tenian con guarda los enemigos que estaban en la ribera de la otra parte cuando S. M. el Emperador Cárlos quinto fue á Saxonia en busca del Duque Juan Federico de Saxa , elector que se hauia revelado con otros Príncipes que entraron en la liga esmarcaldica , y truxo con los que le siguieron ganadas las varcas á pesar de los enemigos, con las quales se hecharon puentes, por donde pasó el exército de S. M., y fué el mismo diai desvaratado el enemigo y preso el Duque de Saxa.”

El ejercito del emperador Carlos V cruzando el Elba cerca de Mühlberg - Estampa diseñada por Enea Vico y grabada por G. B. Mantuano

El ejercito del emperador Carlos V cruzando el Elba cerca de Mühlberg
Estampa diseñada por Enea Vico y grabada por G. B. Mantuano ³

La batalla de Mülhberg fue descrita por varios cronistas de la época (en el libro “Comentario de la guerra de Alemania hecha por Carlos V” de D. Luis de Ávila y Zúñiga, los “Diálogos de la vida del soldado” de Diego Núñez de Alba y la narración de la batalla del capitán Pedro de Salazar), y en ninguno de sus escritos se menciona el nombre de ninguno de los soldados, incluso se varía el número de los soldados que cruzaron el río (Ávila indica que eran 10 y Diego Núñez de Alba 9).
Lope de Vega otorga al capitán Alonso de Céspedes, en su obra “El Valiente Céspedes”, la iniciativa de cruzar el río Elba , y en varios textos posteriores se otorga a Cristóbal de Mondragón dicha heroicidad.
Sea como fuere, el Capitán Bolea está inscrito en la historia como uno de los héroes de dicha batalla y como tal se le recompensó.

Bibliografía :

¹ Artículo “Testigo de Mühlberg” por José María García Fuentes en la revista Chronica Nova nº 6 de 1971.
² Relaciones topográficas de Felipe II de la provincia de Guadalajara, Biblioteca Virtual de Castilla-La Mancha.
³ Norba-Arte, vol. XXII-XXIII (2002-2003)

Intentaremos en breve disponer de estos textos en nuestra biblioteca para su consulta.

Etiquetas: , , ,
Apuntado por J.C.V.

Incluido el 14 febrero, 2014 por J.C.V. en la categoría Historia

1 comentarios sobre “La Batalla de Mühlberg

  1. Pingback: Cristóbal de Mondragón: Maestre de campo del Tercio Viejo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>